Navigation Menu+

“El ruso da mucho miedo al principio, pero te abre las puertas a una cultura muy interesante”

cursos_ruso_ibiza

Hola blogger@s!

Esta vez es el turno de Naira Ambaryan, nuestra profe de Ruso  para los cursos de Pachá Language Network.

Naira lleva un tiempo en Ibiza y poco a poco ha ido observando cómo crecía el interés de sus conciudadanos hacia la isla de Ibiza.

Patri: ¿Cuál es la valoración global que haces del curso con Pachá?

Naira: La valoración ha sido muy positiva, se notaba mucho el interés que tenían los alumnos en el curso y eso ayudaba mucho.

P: ¿Cómo has visto a tus alumnos durante el curso?

N: Siempre es muy complicado aprender algo nuevo, más aún una lengua  cuando tienes poco tiempo libre y estás pendiente de tu vida y trabajo. Es de admirar el trabajo realizado por mis alumnos durante este curso, ya que una vez terminada su jornada de trabajo, venían a clase con mucha motivación , con muchas ganas de aprender y con todo el trabajo que tenían para casa realizado.

P: ¿Qué les ha costado más?

N: El idioma ruso siempre da mucho miedo al principio, es un idioma muy diferente al inglés o alemán por ejemplo, con un alfabeto distinto al que conocemos.  Claro que más que nada les costó leer y aprender las letras. Pero es cuestión de aceptar que la lengua tiene sus reglas y sus símbolos, que te abren a una cultura diferente  y muy interesante.

P: ¿Qué situación laboral has podido enseñar?

N: En mi curso intentaba enseñar a los alumnos las normas básicas de la lengua. Por los temarios hemos tenido la posibilidad de practicar  situaciones cotidianas con los clientes en el restaurante, en el hotel, vocabulario, frases, situaciones…

P: ¿Cómo ves el mercado de Ibiza para el aprendizaje de tu idioma?

N: El principal mercado de Ibiza es el turismo, y en los últimos años ha aumentado mucho el interés en Ibiza del mercado ruso. Cada verano  llegan más aviones de Rusia a Ibiza, lo que provoca una mayor afluencia de turismo ruso.  Creo que es muy positivo aprender un poco de este idioma para poder dar un mejor servicio a un mercado tan exigente como el ruso.